El día del padre que cayó en miércoles






Me voy a acordar siempre: 

Tendría algo así como ocho años y acabábamos de salir del coche, estábamos a punto de subir a casa. Yo le estaba intentando explicar que lo que él nos había contado no era del todo cierto, que en el colegio nos lo habían enseñado al revés. Entonces él lo pensó un momento, nos miró a través de aquellas gafas de cariño inmenso (a la enana de seis años de mi hermana y a mí), y dijo: "tienes razón, Carlos; los adultos también nos equivocamos algunas veces". 

Mi padre. 

Le faltó decir "tú también vas a poder seguir equivocándote toda la vida". 

Mi padre. 

Creo que en cierto modo fue lo que dijo.







2 comentarios:

  1. Varias cosas:
    >Siempre es más un 'gracias' que un 'felicidades'.
    >Yo nací en miércoles, y eso me encanta. Es el día olvidado o algo así, el que siempre levanta la mano en clase porque tiene mil preguntas y por eso parece que moleste. El que no se calla. El que pareciera que incomoda.
    >Eso fue 1997?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (tienes una puntería maravillosa, Irene)

      Eliminar