El día del padre que cayó en miércoles






Me voy a acordar siempre: 

Tendría algo así como ocho años y salíamos del coche, estábamos a punto de subir a casa. Yo intentaba explicarle que lo que él nos acababa de decir no era cierto, que en el colegio nos lo habían enseñado al revés; recuerdo que se paró a pensarlo un momento. Fue entonces cuando ocurrió. Nos miró a través de aquellas gafas de cariño inmenso (a la enana de seis años de mi hermana y a mí), y dijo: "tienes razón, Carlos; los adultos también nos equivocamos algunas veces". 

Mi padre. 

Le faltó decir "tú también vas a poder seguir equivocándote toda la vida". 

Mi padre. 

Creo que en cierto modo fue lo que dijo.







2 comentarios:

  1. Varias cosas:
    >Siempre es más un 'gracias' que un 'felicidades'.
    >Yo nací en miércoles, y eso me encanta. Es el día olvidado o algo así, el que siempre levanta la mano en clase porque tiene mil preguntas y por eso parece que moleste. El que no se calla. El que pareciera que incomoda.
    >Eso fue 1997?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (tienes una puntería maravillosa, Irene)

      Eliminar